¿Cómo poner el bozal a un perro? pasos y hábito

Para un perro usar un bozal puede ser un elemento realmente incómodo y muy molesto, a diario se repiten peleas de padres perrunos con sus hijos que se resisten a usarlo. Pero la realidad es que en algunas razas es obligatorio que lo usen y que hay ocasiones y lugares en los que es necesario que lo tengan. Por esto, hemos preparado un artículo completo donde te enseñamos cómo le puedes poner el bozal a tu perro sin morir en el intento.

Pasos a seguir para poner el bozal a un perro

  • Primer paso: Es sumamente importante que no hagas un paseo con tu perro la primera vez que le pones el bozal, esto le generará mucha ansiedad y estrés, lo mejor será que antes de ir a la calle, practiquen en casa algunas veces, así el perro se acostumbrara y lo va a tomar como un accesorio normal en las próximas salidas.
  • Segundo paso: Continuar con la práctica es esencial, no te estreses, la paciencia será tu mejor aliado, intenta varias herramientas antes de perderla como premiar al perro cada vez que tome buena actitud. El objetivo principal es lograr que el perro no asocie el bozal  con algo negativo o con un castigo. Al contrario, la experiencia debe convertirse en algo agradable.

Para ello nada mejor que incentivos y gestos positivos de tu parte como caricias y un tono de voz muy agradable. Intenta ponerte en su lugar, seguramente a ti también te desagradaría así que no desesperes si en los primeros intentos tu perro cabecea para esquivarte, intenta salir corriendo o se quiere quitar el bozal con las patas. Por el contrario ofrécele tu apoyo y comprensión, de esta manera vas a notar como empatizan y conectar mejor.

  • Tercer paso: Para colocarle el bozal a tu perro prueba de la siguiente manera, pídele a tu amigo peludo que se siente y tú agáchate para que quedes exactamente a su altura. Luego colócate por detrás y sujeta sutilmente su cabeza con una mano y con tu otra mano vas colocarle el bozal, y luego se lo retiras inmediatamente. La magia está en que repitas esta sucesión y los animes dándole premios a través del bozal.
  • Cuarto Paso: Una vez que el perro comprenda de qué va el juego, repítelo pero ampliando cada vez más los momento de premiarlo. Para iniciar puedes intentar con pocos segundos, pueden ser diez y luego veinte, hasta que ya puedas dejarle el bozal puesto por un tiempo más prolongado. De esta manera puedes lograr que relacione el bozal con una experiencia más agradable.
Leer también:  ¿Qué enfermedades pueden causar los perros a los humanos?

Si detectas que se está estresando o que se agobia del bozal, nuevamente reduce los momentos en que tiene el bozal puesto y así continúa haciendo pruebas.

Cómo poner el bozal a un perro

  • Quinto paso: Considera que el primer paseo con el bozal puesto no puede ser demasiado largo, deberás ir aumentando el tiempo de caminata hasta que el perro logre acostumbrarse.
  • Sexto paso: Ten presente que los perros braquicéfalos que son aquellos de hocico más chato, ellos necesitan un bozal diferente y mucho cuidado ya que el tener tanto tiempo el bozal puesto podría agravar sus problemas respiratorios.

Lee muy bien esto, bajo ningún concepto jamás uses el bozal como un mecanismo de castigo. Esto solo empeorará su relación.

Evita cometer los siguientes errores

Obligar o forcejear con el perro durante el proceso de adaptación, lo mejor y lo más sano siempre será ir despacio.

Creer que la primera vez ya pueden hacer caminatas largas, es un proceso y como tal llevará dedicación y un poco de tiempo.

Si conseguiste colocárselo sin problema, no se lo quites a la primera que veas que se lo quiere zafar con las patas. Mejor intenta entretenerlo, solo memoriza al cuanto tiempo tuvo deseos de quitárselo, y toma en cuenta ese número para avanzar con el proceso.

Toma muy bien las medidas de la cara de tu perro y del bozal. Este elemento sólo será realmente efectivo si tiene las medidas correctas, no tiene que ser necesario ajustarlo tanto para que le quede bien.

Deja un comentario