¿Qué hago si mi perro se come la caca?

Lo primero que debes saber es que si tu perro se come su popo puedes estar frente a un problema de salud en tu amiguito peludo. Tal comportamiento lleva por nombre coprofagia y aunque no es adecuado y resulta bastante desagradable es normal que los animales lo hagan en algún momento de su vida. Para que conozcas los motivos y las soluciones si mi perro se come la caca sigue leyendo.

mi perro se come la caca

¿Por qué mi perro se come sus heces?

En principio tienes que saber que este comportamiento se da de manera natural en algunos animales, ya que la madre de un cachorro busca de limpiar y luego de ingerir las heces de su hijo para lograr una estimulación ano-genital y que el pequeño logre hacer sus necesidades fisiológicas.  Pero si tu perro nunca lo ha hecho antes y de pronto observas esta conducta, pueden existir diferentes causas clínicas o conductuales.

Científicamente existen algunas causas médicas que podrían desencadenar la coprofagia en tu perro y las más comunes son:

  • Problemas pancreáticos
  • Déficit nutricional
  •  Síndrome de malabsorción

También puede existir la posibilidad de que tu mascota tenga ciertas patologías que podrían ser detonantes como:

  •  Diabetes
  • Parasitosis
  • La enfermedad de Cushing

Otra causa puede ser una muy mala alimentación ya que si el animal no está recibiendo los nutrientes suficientes, el buscara de completar la carencia consumiendo su propio excremento. En este caso puede haber parásitos intestinales, situación muy común en los perros que sobreviven en la calle.

Otra posibilidad es que el perro haga este acto para lograr la atención de sus dueños, también puede hacerlo por explorar o si en casa hay varios perros se puede dar el caso de que uno de ellos se coma las heces de otro para demostrar sumisión. Conoce también cuáles son los alimentos prohibidos para perros

Leer también:  Mejores razas de perro para una familia

¿Qué hacer si mi perro se come su caca?

  • En primer lugar, hazle un chequeo médico al perro y asegúrate de que no lleva con él ninguna enfermedad, patología ni parásitos. Así trataras el problema desde la raíz.
  • Un consejo importante que debes aprender es no tratar de corregir el comportamiento con castigos ni maltratos. Ya que esto solo va a causar el efecto contrario,  el perro comerá sus excrementos para eliminar lo que hizo, en vista de que el mensaje que se le está transmitiendo es que el acto de hacer popo “está mal”.
  • Cuando un perro se siente aislado o no recibe atención de parte de sus dueños, puede empezar a comer sus heces como forma de llamar su interés, así que ofrecerle actividades sensoriales diariamente es excelente idea.
  • Sácalo a pasear, mantener su mente ocupada y entretenida lo mantendrá alejado de comportamientos negativos.
  •  También puedes evaluar el entorno en donde está creciendo tu mascota, quizás con este desagradable comportamiento tu perro te esté diciendo que está pasando por episodios de estrés y de ansiedad.
  • La higiene en el entorno donde se desenvuelve el perro juega un papel fundamental, procura no dejar el excremento expuesto durante horas.
  • Otra buena idea sería premiarlo luego de que haga popo, bien sea con un snack o acercarle su juguete favorito para lograr distraerlo positivamente y que olvide el consumir sus propias heces.
  • Algunos veterinarios recomiendan alterar la dieta del perro para lograr un olor y un sabor realmente repugnante y que no desee probar el excremento.

Aunque probar heces es algo que muchos animales buscan explorar, si observas esta conducta en tu mascota debes alertarte y sobretodo orientarte en sobre que puedes hacer. Dejar que se extienda en el tiempo seguramente representara severos problemas de salud, ya que las deposiciones consumidas están contaminadas con un sinfín de bacterias, hongos y parásitos.

Leer también:  ¿Por qué mi perro ya no tiene la nariz negra?

Deja un comentario