El lenguaje de los perros: Descubre qué te está diciendo tu mascota

¿Alguna vez te has preguntado por qué tu perro mueve la cola de cierta manera, ladra en ciertas ocasiones o te mira con esos ojos tan expresivos? ¿Podría ser que en realidad esté tratando de decirte algo y que tú, sin tener la capacidad de entender su lenguaje, estés perdiéndote una conversación totalmente fascinante?

En este intrigante artículo, vamos a embarcarnos en una aventura única: el descifrado del misterioso lenguaje de nuestros fieles compañeros. A través de la comprensión de sus gestos, sonidos y comportamientos, podremos finalmente descubrir qué nos está tratando de decir nuestra mascota. Esto no sólo nos permitirá fortalecer nuestro vínculo con ellos, sino que también nos ayudará a responder mejor a sus necesidades y emociones.

Así que, si alguna vez has deseado poder hablar el idioma de tu perro, este es el artículo que has estado esperando. Prepárate para abrir una puerta que te llevará a un mundo de comunicación animal que, hasta ahora, sólo has soñado descifrar. Porque entender a nuestros perros no solo significa escucharlos, sino también hablar su lenguaje. ¿Estás listo para comenzar este emocionante viaje?

Importancia de comprender a tu perro

Convivir con nuestro perro es algo natural y sin complicaciones. No hay dominación ni jerarquías, solo una convivencia armoniosa. Eso sí, cada uno con sus necesidades propias de su especie.

La base de todo lo que enseñamos a nuestros perros es la relación que tenemos con ellos y una comunicación efectiva. ¿Te suena familiar? No es muy diferente a vivir con otro ser humano.

Tú y tu perro forman un equipo inseparable, donde ambas partes son igualmente importantes. Es crucial entender y aceptar a tu perro tal como es, dejando de lado las expectativas que tienes en tu mente y enfocándote en la realidad.

Para fortalecer el vínculo con tu perro, lo más importante es pasar tiempo de calidad juntos y comprenderse mutuamente. El resto vendrá de forma natural… cuando digo «el resto», me refiero a enseñarle a sentarse, acostarse, pasear tranquilamente, acudir a tu llamado, entre otras cosas. Estas son consecuencias de que tu perro quiera estar contigo, pero no son el objetivo principal.

Para tener una comunicación sana y fluida con tu perro, primero debemos aprender su lenguaje. ¿Pensabas que hablaba español de repente? Aunque en muchas ocasiones, nuestro perro comprende mejor nuestro lenguaje que nosotros el suyo. Nos observa mucho más de lo que nosotros lo observamos a él. De hecho, ha desarrollado incluso músculos para comunicarse con nosotros. Si deseas conocer más detalles como estos, puedes inscribirte en cualquier momento en un curso de lenguaje canino.

Una de las claves para ser un buen guía para tu perro es dedicar tiempo a educarte y comprender a tu perro. Y eso es exactamente por qué estás aquí, para aprender más sobre su lenguaje. ¡Sigamos adelante!

¿Cómo se comunican los perros?

Los perros tienen una forma de comunicarse diferente a los humanos. Mientras nosotros nos comunicamos principalmente a través del habla, existe una gran cantidad de información no verbal de la que ni siquiera somos conscientes.

Los perros, por otro lado, se comunican de manera principalmente no verbal y química. Podríamos resumirlo diciendo que se comunican a través de su cuerpo y su olor.

Existen diferentes tipos de comunicación en los perros:

1. Comunicación química: a través del olfato y el gusto.

2. Comunicación táctil: mediante el contacto físico.

3. Comunicación acústica: a través del oído.

4. Comunicación óptica: mediante la vista.

Cada uno de estos tipos de comunicación es importante para los perros y les permite transmitir mensajes e interactuar con su entorno de manera efectiva. Es fascinante cómo utilizan estos diferentes canales para comunicarse entre ellos y con nosotros.

Señales de tu perro

Cuando hablamos de las señales que un perro emite, nos referimos a las diferentes formas en que se comunica a través de su cuerpo. El conjunto de todas estas señales en una especie se llama etograma. Nosotros hemos querido hacer un resumen simplificado de estas señales según las partes del cuerpo. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estas señales deben ser observadas en contexto para poder interpretarlas correctamente.

Leer también:  ¿Por Qué Los Poodles Son Tan Populares?: Características Principales

Los sonidos

1.1 Ladridos:

Ladridos continuos y rápidos, en tono intermedio: Indican alerta y problemas. Alguien está entrando en su territorio.

Ladridos continuos y lentos, en tono bajo: Señalan la presencia de intrusos o peligro cercano. El perro está preparado para defenderse.

Ladridos rápidos con pausas cada 3 o 4: Advierten de problemas acercándose y solicitan al líder de la manada que investigue lo que está ocurriendo.

Ladridos prolongados e ininterrumpidos, con intervalos largos entre cada uno: Indican que el perro se siente solo y necesita compañía. Esto suele suceder cuando un perro ha estado aislado por mucho tiempo.

Uno o dos ladridos agudos y breves en tono intermedio: Es el saludo más común entre perros.

Un ladrido agudo y breve, en tono bajo: Expresa molestia. Significa «¡Ya basta!».

Ladrido breve en tono alto: Indica sorpresa. Si se repite dos veces, significa «¡Mira esto!». Si es más largo, es una llamada. Muchos perros lo usan cuando quieren salir a pasear. En tono medio, expresa alegría.

Aullido o ladrido muy breve en tono alto: Es una respuesta a un dolor repentino. Significa «¡Ay!».

Aullidos repetidos a intervalos regulares: Son una muestra de dolor intenso o una respuesta a algo que les asusta.

Ladrido entrecortado en tono medio: Es una solicitud de jugar.

1.2 Gruñidos:

Gruñido suave en tono bajo: Es un gruñido de amenaza. Es recomendable apartarse y dar espacio al perro.

Gruñido que termina en ladrido, en tono bajo: Indica disposición a pelear. Si se presiona al perro, atacará.

Gruñido que termina en ladrido, en tono alto: Señala un perro inseguro que preferiría no pelear, pero que atacará si no se le deja en paz.

Gruñido intenso sin enseñar los dientes: Se suele escuchar cuando juegas con el perro. Está simulando un ataque en broma e indica que se está divirtiendo. A menudo se combina con ladridos entrecortados.

1.3 Otros sonidos:

Gimoteos suaves: Indican dolor o temor.

Gemidos prolongados e intensos: Expresan deseos como «dame…» o «quiero…». El perro intenta llamar la atención. También puede indicar que está esperando que le den de comer o lo saquen a pasear.

Suspiro: Indica satisfacción si los ojos están semicerrados. Si los ojos están abiertos, es una señal de decepción porque algo no ha sucedido como el perro esperaba.

Rugido: Es una llamada a la caza.

Ladrido-aullido: El perro lo emite cuando se siente solo y busca compañía.

Aullido: Significa «Estoy aquí» o «Este es mi territorio». Un perro seguro de sí mismo aullará para mostrar su presencia.

Jadeo: Suelen indicar excitación.

Orejas

Orejas erguidas y orientadas hacia delante: Indican atención o interés en una nueva situación. Si van acompañadas de movimientos de cabeza hacia los lados y una mirada fija, puede significar que el perro está contemplando algo nuevo. Sin embargo, si van acompañadas de arrugar el morro y enseñar los dientes, es una señal de amenaza de ataque por parte de un perro decidido.

Orejas vueltas hacia atrás y paralelas a la cabeza: Suelen asociarse con desafío. Algunos perros las colocan así al caminar o correr, pero en este caso no tienen un significado especial.

Orejas orientadas ligeramente hacia atrás: Indican desagrado o malestar. El perro puede estar dudando entre atacar o huir. Es como una mirada de sospecha.

Cola

Extendida horizontalmente pero no tiesa: Es un signo de atención. El perro está observando algo interesante.

Extendida horizontalmente y tiesa: Esta posición indica que el perro se está enfrentando a un posible intruso o desconocido. Significa «Vamos a ver quién manda aquí».

Erguida: Es una señal de autoridad por parte de un perro dominante.

Cola erguida y curvada sobre la grupa: Indica confianza, control y autodominio.

Ligeramente baja pero apartada de las patas traseras: El perro está tranquilo y relajado.

Leer también:  ¿Por Qué Los Perros Golden Retriever Son Los Mejores Perros Para Los Niños?

Hacia abajo y cercana a las patas traseras: Si las extremidades están rígidas y la cola se agita ligeramente, indica malestar o incomodidad. Si las patas están ligeramente flexionadas, muestra una leve inseguridad, generalmente cuando está en un lugar desconocido.

Cola oculta entre las patas: Expresa temor o sumisión. El perro tiene miedo de ser lastimado o, en presencia del miembro dominante de la manada, muestra acuerdo en seguir su liderazgo.

3.1 Movimientos de la cola:

Agitación leve: Suelen indicar saludo.

Agitación trazando círculos amplios: Significa «Me caes bien». Cuando dos perros juegan a pelear, este movimiento de la cola confirma que están jugando.

Agitación a ritmo lento: Durante el adiestramiento del perro, esto indica que está tratando de entenderte y quiere comprender lo que le dices, pero aún no lo comprende del todo. Cuando finalmente lo entiende, el movimiento de la cola se acelera y se vuelve más amplio.

Ojos

• La mirada expresa dos intenciones relacionadas con la autoridad y la sumisión.

Mirada directa y fija: Es un desafío o una respuesta al desafío por parte de un perro dominante.

Ojos entornados: Es una respuesta sumisa de un perro ante un desafío. Es una aceptación de la sumisión.

Hocico

Boca relajada y entreabierta, lengua poco visible: Es como una sonrisa en los perros, indica relajación y bienestar.

Bostezo: En los perros, puede ser señal de estrés o tensión. Indica que el perro está nervioso o inquieto, a excepción de cuando acaban de despertar o están a punto de dormir.

Boca cerrada, labios levantados enseñando los dientes: Es la primera señal de amenaza.

Boca entreabierta, labios levantados enseñando los incisivos y hocico fruncido: Es la segunda señal de amenaza. Si se presiona al perro, es probable que responda con un ataque.

Boca entreabierta, labios levantados enseñando los incisivos y las encías, hocico fruncido: Esta expresión precede a un ataque inmediato. Si nos encontramos con un perro así, nunca debemos salir corriendo. El perro está tan tenso que el menor movimiento de nuestra parte puede provocar el ataque.

En cambio, debemos bajar la mirada mostrando sumisión, entreabrir la boca SIN enseñar los dientes y retroceder lentamente.

Cualquier expresión de amenaza con los labios estirados hacia atrás: Muestra un componente de temor en el perro. Aunque puede atacar, también puede huir si se siente amenazado. Podría significar: «Te tengo miedo, pero puedo atacar si me obligas».

El cuerpo

• Perro agachado, patas delanteras extendidas, lomo erguido, cabeza cercana al suelo: Es una invitación a jugar.

• Posición erguida y relajada, orejas erguidas pero no adelantadas, cabeza alta, boca entreabierta, cola baja y relajada: Indica que el perro está relajado y contento.

• Perro ligeramente inclinado hacia adelante, orejas hacia adelante, cola erguida, ojos muy abiertos, hocico arrugado y pelo erizado, miembros rígidos: El perro está en estado de alerta y muestra autoridad.

• Perro ligeramente inclinado hacia adelante, orejas hacia adelante, cola erguida y erizada, ojos muy abiertos, hocico arrugado y pelo erizado, miembros rígidos: Indica que el perro es dominante y amenazará con atacar si se le desafía.

• Posición ligeramente inclinada hacia atrás, pelo erizado, orejas hacia atrás, cola entre las piernas, hocico arrugado enseñando los dientes: El perro está asustado pero dispuesto a atacar si se le provoca.

Posición agachada, mirada baja, orejas hacia atrás, cola entre las piernas, pelo sin erizar, pata levantada: Todas estas señales indican sumisión para evitar peleas. En una sumisión total, el perro también se tumba sobre la espalda mostrando el estómago y la parte inferior del cuello. Muchos perros hacen esto voluntariamente frente al líder de la manada. Si el perro se tumba para que le rasquen la barriga, está aceptando que nosotros somos el líder.

• Colocar la cabeza o la pata sobre el lomo de otro perro: Es un gesto de autoridad, indica: «Aquí mando yo».

Leer también:  ¿Cómo Se Puede Identificar Si Un Perro Está Ansioso?: Comportamientos

Agarrar objetos con la boca, como llevar la correa al pasear o sujetar la mano del dueño: Es un desafío de poder y puede indicar que el perro no reconoce al ser humano como líder de la manada. Hay que tener cuidado con permitir este comportamiento.

Colocar la pata en la rodilla del dueño: Es una solicitud de atención, significa «Hazme caso».

Revolcarse sobre el lomo y frotarlo en el suelo, frotar el hocico y el pecho contra el suelo: Indica que el perro está muy satisfecho y contento. Normalmente lo hacen antes o después de alguna actividad placentera.

Rascar el suelo, arrancar hierba con las patas: El perro tiene glándulas que dejan un olor único y distintivo. Simplemente está dejando una señal de que ha estado ahí.

Orinar: Aparte de la necesidad de evacuar, orinar también es una forma de marcar territorio. Los cachorros muy pequeños orinan de una sola vez porque aún no están marcando, mientras que los adultos se contienen para ir dejando sus señales a lo largo del camino. Si en lugar de orinar sobre las marcas de otros perros, el perro orina sobre otro perro o sobre una persona, está dejando una señal de autoridad y posesión.

¿Qué está tratando de decirme mi perro?

Existen cuatro mentalidades clave que influyen en el comportamiento de un perro:

• Agresivo

• Sumiso

• Tímido

• Entusiasmado

A veces, los perros pueden mostrar varios signos al mismo tiempo. Por ejemplo, un perro temeroso puede mostrar un comportamiento tímido-agresivo al morder a alguien que entra en su espacio personal. Otro ejemplo es el comportamiento excitado-sumiso, cuando un perro mueve la cola rápidamente esperando una golosina.

¿Cómo saber cuándo un perro está incómodo?

Cuando un perro necesita espacio o se siente abrumado, envía muchas señales de «dame espacio». Si se siente muy estresado, comenzará a mostrar señales de «tensión» para indicar que está incómodo. Estas señales ayudan al perro a aliviar el estrés que está experimentando y calmar una amenaza percibida.

Al igual que los seres humanos, los perros bostezan cuando están cansados o acaban de despertar de una siesta. Sin embargo, también bostezan cuando están nerviosos. Lamerse los labios no siempre significa que el perro tenga hambre o acabe de comer, es una señal clara de estrés que ocurre cuando el perro está nervioso o experimenta miedo.

Aquí hay algunas señales que indican que tu perro no está cómodo en una situación:

Bostezo: puede indicar cansancio, pero también señala estrés.

Lamerse los labios: los perros se lamen los labios cuando están nerviosos.

Parálisis momentánea del cuerpo: el perro se queda quieto durante unos segundos antes de reaccionar.

Congelación del cuerpo: el perro se queda inmóvil hasta que desaparece la amenaza o decide luchar o huir.

«Ojo de ballena» o mirada en media luna: el perro gira la cabeza lejos pero sigue mirando la amenaza percibida, mostrando los blancos de sus ojos.

Voltear la cabeza: el perro gira la cabeza lejos de una fuente de miedo como un gesto de apaciguamiento.

Cejas curvadas: causadas por la tensión facial.

Mandíbula tensa: la boca está cerrada y el perro se está preparando para actuar.

Cola baja: indica incomodidad e incertidumbre.

Bigotes tensos: causados por la tensión facial.

Temblor: causado por la liberación de adrenalina.

Babear: el estrés también puede causar salivación excesiva.

Falta de concentración: un perro ansioso no puede concentrarse ni aprender.

Patas sudorosas: los perros sudan a través de las almohadillas de sus patas.

Pelo erizado: el pelo del cuello y la espalda se eriza, haciendo que el perro parezca más grande mientras libera el olor de las glándulas en los folículos pilosos.

Es importante escuchar a tu perro y darle el espacio que está pidiendo.

Deja un comentario